Sensaciones en el Bram 2015

El Festival Bram! organiza su séptima edición y han tenido la sensacional idea de programar mis dos últimas películas en la sección Una finestra oberta.

Miércoles 25 Febrero 2015 a las 20.30h: Pere Koniec, cineasta sensacional.
Proyección de Policromía (2010) y Difuminado (2014) + Coloquio con Joan Ripollès Iranzo
Auditori Municipal Miquel Pont (Castellar del Vallès). Entrada gratuita.

Plan de urgencia Alpha

Adpang Stilo moderniza dos iconos de Locos al volante (1976) y versiona el AC Cobra y el Ferrari 365 Daytona, compañeros de estética, rivales de la trama Gumball.

Atraco en la niebla

Lo único que me disgusta de la última cinta de Jean-Pierre Melville es su título, Un Flic (Un Policía, 1972), que en nuestras tierras se llamó Crónica Negra, que todavía es peor y que podría ser cualquier otra cosa. Todo lo demás, incluido sus defectos, me enamoran los sentidos, que es un verbo asociado a los humanos pero que yo siempre asociaré con las obras de arte. Y si vamos a ser obvios buscándole un título mejor llamémosla Atraco en la niebla, que describe literalmente la magnifica primera escena de todo esto. Luego viene Alain Delon como el flic que persigue a los atracadores, liderados por Richard Crenna, y una Catherine Deneuve que aparece más en el póster que en todo el metraje. Y a pesar del desinterés que me puede producir la relación de personajes, me tatuaré en el brazo izquierdo la escena del robo en el tren, porque el brazo derecho ya viene ocupada por Circulo Rojo (1970). Aceptando que los planos generales en los que aparecen dicho tren y un helicóptero están rodados con maquetas que se notan que son maquetas, mi amigo Melville rueda su último golpe con la maestría a las que nos tiene acostumbrados y centra el foco de atención en los detalles: Un ladrón salta de un helicóptero a un tren en marcha, se encierra en el lavabo, se cambia de ropa, esconde la vieja en un armario, saca unos zapatos que llevaba ocultos y avanza hacia el compartimento en el que hay las maletas a sustraer. La puerta está cerrada con llave y con cerrojo pero eso no son impedimentos para nuestro voleur que, con la ayuda de unas mediciones y un potente imán, consigue fácilmente su objetivo volviendo sobre sus pasos con una elegante parsimonia hasta regresar al helicóptero que lo ha estado rondando en todo momento. Uno no puede evitar levantarse y aplaudir ante esta maravillosa escena y no lo podré evitar, y como todavía no sé hacer dos cosas a la vez, dejo de escr

Pausa publicitaria

El Pez Gordo (John Swanbeck, 1999) + Usa protector solar (Mary Theresa Schmich, 1997).

Ambiciones y reflexiones

Cameo de Jean-Pierre Melville como el escritor Parvulesco en A Bout de Souffle (Jean-Luc Godard, 1960).

Le cocktail explosif

Los ingredientes serán un poco de Belmondo saltando de autobús en autobús, una pizca de obligado y melancólico Morricone y unas gotas de Rémy Julienne en las persecuciones. Agítese debidamente por el maestro Henri Verneuil y obtendremos un perfecto cóctel llamado…

El Furor de la codicia (Le Casse, 1971).

Mi enemigo íntimo

A Samel Fuller le da tiempo hablar sobre la maldad humana infligida a un precioso animal mientas el piano de Ennio Morricone entristece cada escena co-escrita por Curtis Hanson. También le da tiempo de meterle una puya a George Lucas, que por entonces ya había cambiado las reglas del juego con hipervelocidad y merchandising a tope.

Perro Blanco (Samuel Fuller, 1982)

Au revoir les enfants

Aki Kaurismaki junto a Esteve Riambau. Foto: Filmoteca de Catalunya.
“La vejez no trae nada bueno. Las personas alcanzan su plenitud entre los 32 y los 35 años. Cuando uno deja atrás la juventud, el resto es pura miseria.” “La situación es terrible. La gente debería meterse a sus dioses por el culo. No creo en ningún Dios ni en ninguna religión. Buda quizás es el único que no invitaba a la guerra, pero Jesucristo, Mahoma y el resto estaría bien que desaparecieran del mapa. Cuando te mueres, estás muerto. ¿Quién necesita un Dios?” “Deberíamos tomar en cuenta a Stephen Hawking, que afirmó que la inteligencia tecnológica destruiría a la especie humana... y espero que ocurra pronto. Cuánto antes desaparezcamos, el planeta tendrás más posibilidades de sobrevivir. En el fondo, siento simpatía por la humanidad, y también por mí mismo, dado que soy un tipo gracioso (sonrisa burlona). Sin embargo, nos torturamos lo unos a los otros y destruimos el planeta. No tenemos futuro. Somos una especie extraña que se dedica a destruir todo lo que toca, así que adiós humanidad y gracias por esta entrevista”.

Aki Kaurismäki en El Cultural (Manu Yáñez Murillo)

Difuminando las ondas


Con la presentadora Paky López en Radio Sant Boi. Foto: Fernando Martínez
Jo Soc Sant Boi: Un programa radiofónico en el que suenan Shirley Bassey y Un Pingüino en mi ascensor es un programa que merece linkarse de esta manera.

Trazos con carácter

Dibujos del gran Miguel Herranz durante la grabación de un programa presentado por la dicharachera Bibiana Ballbé. Si esto fuera una película de Dario Argento debería destacar ese detalle que a simple vista pasa desapercibido, pero que resultará clave para completar toda la trama y darle sentido a todo esto O algo parecido. 

Blurred Lines

Difuminado en Sitges 2014 vía El Buque Maldito #22

This is the End

¡Oh, diabólica ficción! (Max, 2014) + The Doors (1967)

El Fantasma de la Juventud

Opening Night (John Cassavetes, 1977).

Deslumbrado en Navidad

El primer gran impacto de infancia serán las carátulas de James Bond que observaré en un lugar llamado videoclub, aunque el impacto definitivo llegará con las cajas de Scalextric ilustradas por el gran Lluís Bargalló. El circuito real nunca estará a la altura del deslumbrante exterior trazado por Bargalló pero, parafraseando al Will More de Arrebato (1979), ¿Cuánto tiempo te podías pasar mirando aquellos coches y sus infinitas aventuras? Años, siglos, toda una mañana, imposible saberlo. Estabas en plena fuga, en éxtasis, colgado en plena pausa, arrebatado.

“Difuminado” en Sant Boi de Llobregat

El personaje de Dolo Beltrán recuerda que, tras su estreno en el Festival de Sitges, llega un nuevo pase de nuestra cinta con coches clásicos, mujeres bellas y excesos de juventud. Apunten y disparen fuego: 

Sábado 6 Diciembre 2014 a las 20h: Proyección del film Difuminado (2014) 
Teatro Cal Ninyo C/ Major, 43 - C/ Joan Bardina, 44. 08830 Sant Boi de Llobregat 
Entrada gratuita. Aforo limitado. Pasaremos lista.

Strange Mercy

Empezábamos el año con un banner de Joan Ripollès y un link a St.Vincent, así que lo más lógico será  terminarlo (casi) de forma inversa. Y tras presenciar el apoteósico concierto de Annie Clark me veo en la obligación de pedir la nulidad matrimonial que me unía a Laetitia Sadier. No puedo ni quiero renegar de mi pasado junto a la Sadier pero uno no puede huir de sí mismo porque, al igual que el barbudo de Mark Oliver Everett, existe algún tipo de incontrolable magnetismo que me dispara hacia las locas que guardan un picahielos bajo la almohada. La colgada-mega-erizada empezó la sesión con el magnífico Rattlesnake, rescató el delicioso Marrow, recuperó el supersónico Surgeon y terminó con esas maravillas que son Birth in reverse y Bring Me Your Loves. La locura llegó con un apocalíptico bis con simulacros de desmayo y paseíllos por el público en los que nuestra relación se afincó sensualmente, como mínimo un par de meses más. Y observando a la St.Vincent uno no puede evitar paralelismos físicos y emocionales con Son Gokuh. La intérprete empezó como cantautora popi que muchos comparaban con aquella otra chiflada islandesa pero a partir de su colaboración con David Byrne, su melena se eriza con personalidad y adopta una policromía que va del rubio al gris hasta el actual lila suicida, que sería el equivalente Super Saiyajin del protagonista de Dragon Ball. Como siempre, las cosas buenas se conectan. Cerramos todo esto con un estupendo texto del amigo Ripollès sobre José Luis Garci, acompañado de un poco de esperanza, que es lo mismo que nos deseaba Annie Clark en una de sus pausas y lo mismo que escribía Trunks en su máquina del tiempo.

Otras Frutas Salvajes

A los veintipocos hice un voluntario stop ante Ingmar Bergman y el Woody Allen más Bergmaniano. Me reservaba sus obras para un futuro más adulto, a sabiendas de que los temas tratados podrían ser visualizados y disfrutados pero desde luego nunca asimilados por un chaval de esa edad. Muchísimos años después del parón, y en pleno chute Cassavetes, recupero una maravilla protagonizada por Gena Rowlands, fotografiada por Sven Nykvist y con la Gymnopedie No.3 de Erik Satie sonando por los sitios. Y lo mejor de todo es que Mia Farrow sale poco.

Otra mujer (Woody Allen, 1988).

Una mujer de armas tomar

Me vuelve loco cuando Gena Rowlands tirotea a los gangsters del coche ante el acojone del niño al que protege. Me vuelve loco cuando el coche vuelca, la Rowlands llama un taxi y suena la música de Bill Conti, que es un señor que llevaba emocionándonos desde Rocky (1976). El resto de la cinta también me vuela la cabeza en varias ocasiones pero, al igual que el magistral tiroteo inicial de The Killer (John Woo, 1989), no podré evitar rebobinar y volver unas cuantas veces a la escena mencionada. Y naturalmente una cosa me lleva a la otra y el tema de delincuente-huyendo-en compañía-de-crío-al-que-coge-cariño me recordará que, a pesar de venir de rodar Sin Perdón (1992), para el que esto escribe la mejor cinta de Eastwood sigue incluyendo una máscara de Casper.

Gloria (John Cassavetes, 1980).

Sutilidad en el espacio

Cuando de niño mirabas Saturno 3 (Stanley Donen, 1980) no reparabas en que la cosa iba de un tío joven, un tío viejo y un robot desbocado que luchan por acostarse con la rubia. Aunque en realidad ya era el similar esquema de Alien (Ridley Scott, 1979) en la que un bicharraco fálico y bisexual lucha por joderse e inseminar a toda una tribulación espacial. En la cinta de Donen encontramos al psicópata Harvey Keitel tirándole los trastos a la bellísima Farrah Fawcett con una réplica antológica y un instante en que la ex Angel de Charlie simpatiza con la ambigua Susan George de Perros de Paja (1971). Y además la música era de Elmer Bernstein por lo que pedirle más seria injusto e innecesario. No lo haré.

Trazos en el bosque

El gran Isidre Monés nos cuenta en su blog la experiencia de participar en Difuminado (2014).